lunes, 15 de octubre de 2018

Palabras sueltas



Estos días se me van de las manos los temas, 
las palabras, los sentimientos, las maneras y los tiempos.
Me siento indecisa, imprecisa, impulsiva e inocente. 
Ya que quiero contarlo todo en cuatro líneas. 
Y no se debe. 
O tal vez, yo no podría.
No endulzaría todo lo que la ocasión merece. 
Lamentaría dejarme escollos. 
Debería quemar recuerdos, 
fingir, 
decir que quedaron en el olvido.
  Puede que no valga la pena admitir que importa, 
lo que me dejé en el camino.
Estos días pienso en demasía, 
lo que antes demasiado sentía. 
Y creo que algo ha cambiado. 
Se acabó tanto lamento. 
Se acabó el llorar por las esquinas. 
El escribir de temores, desdichas, recuerdos, mentiras.

¡Qué magnitud esto de las palabras!
Los versos, las reflexiones imprevistas,
le decimos inventivas, cuando es la realidad más viva.
Crees ser el dueño de su estructura, su forma. 
Pensar que impones tu propio sistema,
y nos engañamos, 
son ellas las que mandan. 
Las que brotan solas, 
de lo más hondo del corazón y, 
al escritor junto a su hoja blanca nada lo va a cambiar. 
Escribirá de todo aquello que le escupa el alma. 
Que deseé vomitar.
By Miriam Giménez Porcel. Para: http://elpoderdelasletras.com/

Dos besos


Que fácil era decir te quiero los meses de verano. Cuando las risas acompañaban al traqueteo de nuestros cuerpos y jadeos. Que distinto todo, al transcurrir el tiempo, cuando se acercaba septiembre y despedía las ganas, las promesas incumplidas, los sueños, solo en mi cabeza y tan lejos de la suya.
Me seco las lágrimas en octubre, mientras paseo ajena a los días que transcurren, sin prisa, con pausas eternas. Los parques, las plazas, traen recuerdos y me maldigo.
Hoy le pienso entre mis sábanas. Hoy le siento aun en mis piernas. Y es a otra a la que dedica una sonrisa en las mañanas.
Que difícil pasear el invierno, entre un paisaje de ensueño.
Que triste y traicionero lo observo. Y se que me insulto. Porque volverá a llegar el día del encuentro y caeré entre esos inmerecidos abrazos que tanto deseo.
By Miriam Giménez Porcel. Para: https://elpoderdelasletras.com/ 

lunes, 8 de octubre de 2018

Ser Extraños


¿Sabes lo que ocurre cuando no estas cómoda?
Que todo sobra. Hasta el aire que respiras sobra. El espacio se hace estrecho. Y te ahogas.
Cuando no estas cómoda. 
Cuando no te llena. 
Cuando no hay palabra. 
Ni morada. 
Ni sonrisa complice que emborracha.
Entonces todo sobra.
Cuando esto ocurre.
Todo pasa muy deprisa.
Nada vuelve.
Rompes las normas.
Se revuelve la vida.
Te vuelves loca.
Porque ves a otros.
Paseando.
Besando.
Amando.
Y deseas ser la misma.
Volver a aquello que llenó los espacios.
Recuperar la risa.
Poner en juego los cuerpos. 
¿Sabes lo que ocurre cuando no estás cómoda?
Que el baile ya no lo bailas igual 
y la canción favorita ya no suena a bachata.
Los cuerpos se quedan fríos.
No te acercas al fuego de antaño.
Mirarse a la cara y ver a un extraño.
By Miriam Giménez Porcel.

 

lunes, 1 de octubre de 2018

Carta a todas mis mierdas


No consiento las mentiras. Ni pequeños engaños suicidas. 
De esos que llaman piadosos. Aunque yo también las diga.
No me embauques con maldades escondidas entre polvos de algodones. 
Porque todo sale y hasta el dulce más preciado sabe amargo en otros labios.
Cuéntame a la cara lo que sabes. Lo que callas. Lo que sientes. Qué te espanta. 
Porque todo eso a mi me duele. Necesito tus verdades. Las que matan. 
Las que auyentan. Las que retroceden a cualquiera. 
Quiero odiarte con sentido. 
Quiero amarte a lo loco y con las ganas de un hambriento.
No consiento que me digas que te quiera o te odie.
No consiento que utilices esas iras.
Las que tengo incontrolables.
Las que nadie entiende, ni siquiera yo me entiendo.
No me busques, no me digas que haga lo que otras harían.
Busco el escándalo. La desidía me mata. Que me tires a un lado.
Grítame lo que te espanta.
No consiento que esta vida sea la que diga a quién quiero, cuánto quiero y cómo quiero.
Porque aunque nada digas, tu mirada nunca engaña.
By Miriam Giménez Porcel. Para mi colaboración semanal en la página: https://elpoderdelasletras.com/

lunes, 24 de septiembre de 2018

Poeta de nada


Conmover con palabras.
Poeta de nada.
Soy esa que grita que pasas de todo.
Estas en la parra.
Egoismo de muchos.
Vivir olvidando, a quien uno más ama.
Gritar los defectos.  
de cualquier alma insana.
Nos mueven las prisas 
Vivir con desgana
Motivos ingratos.
Ellos, estan allí en casa.
Esperan visita.
Que pierdas tu tiempo.
Les cuentes problemas.
Les pidas consejos.
Te muestren su ayuda.
Y, siempre, sútil,
hacerles sentir únicos,
tu parte vital. 
Porque lo son.
Porque lo dicen aquellos
que sienten su falta. 
Soy esa persona que, 
semana tras semana, 
transmito verdades.
De ti depende que tomes las riendas
y demuestres las ganas.
Hoy esperan visita.
Se sienten muy solos, 
la casa vacía. Demasiado silencio. 
Les falta calor. El timbre que suena.
Se iluminan sus caras.
By Miriam Giménez Porcel. Para: https://elpoderdelasletras.com/
 
 

lunes, 17 de septiembre de 2018

No es indiferencia


Son sus labios temblorosos los que niegan besos de verdad.
Sus caricias, de otros tiempos. Dieron calma. Paz.
Es ahora que nos mira en la distancia. 
No es indiferencia.
Es olvido.
En sus ojos esa esencia. 
Y en sus cantos la humildad.
Aun recuerdo nuestra infancia. 
Un deseo irrefrenable, la presencia de la abuela. 
El anhelo de su olor.
Estrecharnos en su pecho. 
Me llenaba de calor.
Esos gritos sugiriendo autoridad. 
En la cocina ya no hay vida.
Faltan movimientos, olores, sensaciones y demás.
Fue su música. 
Su alegría.
Su bondad permanece en la memoria.
Es su amor el que jamás morirá.
Aunque ahora no recuerde.
Aunque ahora nos rechace.
Aunque esa ausencia nos conmueva.
Ella sigue siendo ella.
Es su amor el que jamás morirá.
By Miriam Giménez Porcel.

martes, 11 de septiembre de 2018

Contar historias


Te veo publicado. Páginas meciéndose, frente a mis labios. Aspiro el olor. Ese sentimiento único del libro recien comprado. Y ahora es mío. Quiero verlo escrito. Devorado.
Te siento entre mis manos. Historias olvidadas, al desnudo de las mentes ignorantes de otras vidas, otros páginas, otros temas que debieron ser contados.
Te creo épico, cual pura sangre cavalgando, concursando, entre los grandes, y ganando.
Me gusta soñar que soy caballos. Nobles. Únicos. Francos.
Contar historias.
Navegar en tazas de cafes.
Te veo publicado.
By Miriam Giménez Porcel. Para: https://elpoderdelasletras.com/