lunes, 18 de junio de 2018

Su momento


Dejó de pasar páginas.
Dejó de crear historias
Dejo de soñarse grande.
Para empezar a saberse pequeña.
Dejó de gritar al cielo
Dejó de callar silencios
Dejó de pensar en todos
Para empezar a creer en ella.
Dejó que fuera su historia, su sueño, su risa, su templo la que le guiará y dijera quiero.
Dejó de hacer preguntas
a quien no contesta debo.
Se dejó llevar sin pensar y comenzó a pensar en serio.
By Miriam Giménez Porcel. Para: https://elpoderdelasletras.com/

lunes, 11 de junio de 2018

Amar es impredecible, incomprensible e insentato

Te lo podría decir de mil maneras y te lo voy a decir de una solo. Te quiero.
Amar es impredecible. Incomprensible. Y hasta podría decir que insensato.
Amar viene. Llega. Se instala y se queda. No se elige, no se pide, no se espera.
... y yo lo ignoro.

By Miriam Giménez Porcel. Para: https://elpoderdelasletras.com/ 
 

lunes, 4 de junio de 2018

Besar el suelo


Yo quise ir más lejos que todo eso.
Arriesgar un triunfo idealizado.
Acariciar unos labios ya besados.
Sostener la mano que haría caer mi peso pesado.
Yo quise ayudar al ayudado.
Sin saber que vencería mi estado de ánimo.
Sin creer que yo tropezaría a su lado.
Procuré parar lo que había comenzado.
Huir de lo que me estaba matando.
Pero permanecía anclada.
Arrastraba cadenas.
Confundían sus abrazos,
dañando.
Rodaron dos lágrimas,
en la noche callada. 
Objetivo cumplido.
Me había conquistado.
By Miriam Giménez Porcel. Para: https://elpoderdelasletras.com/



lunes, 28 de mayo de 2018

Que será de mi sin ti



Cada esquina de cada calle. 
Cada mirada que se cruza y no me vale. 
No es la tuya. No lo entiendo. Pasa el tiempo. 
Impreciso. 
Cambio el turno. Las costumbres. Mis rutinas. 
No te encuentro. Y no comprendo.
Cada ruido. Los detalles. 
La canción que te define. 
Esa estrofa que se repite en mis sienes. Martillea. 
Yo te quiero aquí a mi lado. Y no lejos. 
En las calles tengo miedo. 
Que otra hable, te rodee entre sus brazos y te ame.
Hoy lo intento.  No es el último ni el primero. 
Me mantengo en mi sitio, escondida, aguardando el momento. 
Fin del turno de mañana. Pasa lento. 
Las personas van saliendo. 
No es tu rostro, no distingo movimientos, tus andares, tu sonrisa, nada de eso. 
Y me abstengo de gritarles, no te veo, me emociono. No me rindo. Nuevo intento.
Aunque suene a osadía. 
Esto duele vida mía. 
Soy aquella que no te supo retener. 
Soy aquella que necesita saber que será de mi sin ti…..
By Miriam Giménez Porcel Para mi colaboración semanal en la página: https://elpoderdelasletras.com/

lunes, 21 de mayo de 2018

El mar que no tengo


Mándame fotos del mar que no veo.
Toca la arena. Moja tus dedos.
Dime que sientes, lo que yo ya no siento.
Mándame el reflejo de la luna, esta noche que es plena.
En esas aguas mansas.
Eternamente sin dueño.
Mándame fotos de la orilla salvaje.
Que va y viene, y no hay quien la pare.
Dime a qué huele ese momento de ver las olas romper, en pleno oleaje.
Que hoy yo, ya lejos, no puedo, no siento, me muero por dentro, con tanto que pierdo.
Mándame todo lo que dejé en el intento.
No hay cambios sin miedos.
No hay noches sin sueños.
No hay día que no recuerde ese mar sereno.
Donde paseaba a diario y hoy ya no puedo.
By Miriam Giménez Porcel. Para: https://elpoderdelasletras.com/


lunes, 14 de mayo de 2018

No dudas


Tuvo miedo de todo
Tuvo acierto con poco.
Fueron años difíciles.
De amores perdidos.
De sueños dormidos.
De jardines en rama.
Tuvo coraje.
Y asumió censuras.
Se hizo fuerte,
derrumbó dudas.
Divisó el mundo
e hizo de los errores
un castillo de culpas.
Rompió con todo.
Miró a la luna.
Se maquilló los labios.
Comenzó desnudando
su alma, su cuerpo, la calma.
Caminó descalza
reclamando respeto,
buscando el calor
de los que nunca la hirieron.
Ya no tuvo miedo de nada
Ya no sufre por todos.
Ya se quiere y se ama.
By Miriam Giménez Porcel.



lunes, 7 de mayo de 2018

Tu regalo


Me gustaría recibir un regalo lleno de sueños. Impredecible. Incierto. Me gustaría palparlo, cerrado. Olerlo. Intentar adivinarlo. Y, cuando me vea incapaz de lograrlo, abrirlo.
Desearía recoger de tus manos algo único. Increíble. Mágico. Que lo hayas pensado tanto, que tus ojos se humedezcan al entregarlo.
Me gustaría que pusieras en el empeño lo mismo que yo al desearlo.
No se debe exigir. No se debe esperar. No se debe subestimar. Pero yo exijo. Espero. Subestimo. Porque, en ocasiones, pongo el listón muy alto, y deseo lo mismo.
Y no es sencillo. Y lo entiendo. Y en dos días olvido. Pero al momento, ¡ay, al momento! No quieras saber lo que pienso al momento.
By Miriam Giménez Porcel.