jueves, 12 de abril de 2012

SOR MARIA-VOTO DE SILENCIO

CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO
¿Quién se puede creer tan superior de otorgarse el derecho de quitarle un hijo a una madre para entregárselo a "otra madre"?
¿Quién le devuelve los años no disfrutados de ese hijo, a esa madre? Si es que se han conseguido encontrar en esta vida.
Desde luego, podrá hacer mucho voto de silencio, podrá enviar muchas cartas exculpándose de todo delito, pero sólo esas madres y esos hijos saben el inmenso dolor que significa que alguien como Sor María haya decidido cuál debía ser el destino de esos niños. Es incomprensible e inexplicable ese sentimiento, si no se es madre o si no te ha faltado una madre. Y es imposible sentir pena por esa persona que en su momento se creía DIOS. 
Hablo sin apenas conocimiento del tema, pero me indigna tantísimo esta "venta" de niños que ha habido durante tantos años en este pais, que yo no sabría por dónde empezar a buscar ni a hermanos ni a nadie. Prefiero no pensar en el calvario de esas familias. O de esas madres que mueren sin llegar a encontrar aquel hijo que le arrebataron.
Publicar un comentario