martes, 22 de mayo de 2012

La pobreza tiene rostro de niño

Muchos titulares de noticias nos pueden parecer duros y afectar en mayor o menor medida, o sentirnos identificados o no, pero todo lo que tenga que ver con la infancia, nos llega al corazón y duele en el alma que sean los niños los que sufran las consecuencias de los errores de los adultos o en este caso, de los políticos. Es por eso que estoy de acuerdo con este artículo, en que se tendrían que tomar medidas que protejan a  aquellas familias con hijos, que pasan situación de precariedad.
Debido a la crisis que se va adentrando en muchos de los hogares españoles, día a día, dejando a uno o los dos adultos en situación de parado, los hijos se ven perjudicados y según el artículo que nos aporta Unicef, a través de Rtve, el empobrecimiento infantil ya se está percibiendo en nuestro pais, estadísticas solo superadas por Rumanía y Bulgaria.
No es justo que haya niños sin las mismas posibilidades que otros, en cuanto a educación o cuestiones básicas como la alimentación o los gastos sanitarios.
Las consecuencias emocionales serán evidentes en su rendimiento escolar y en su carácter diario, ya que existe riesgo de exclusión social.


A todos nos gusta ver a nuestros hijos felices, a ningún padre nos gustaría pensar que nuestros hijos son aislados por el resto de sus compañeros, por falta de recursos.
Actualmente, puedo pensar que soy muy afortunada, o más bien, mi hija, porque sin que ella se de mucha cuenta aun, y piense que la vida es jauja!!!, podemos facilitarle los recursos (material escolar, ropa adecuada a cada estación, alimentación adecuada, etc), que nos permite el hecho de ambos disponer de un salario mensual, a pesar de la situación actual y de que el sector en el que ambos trabajamos no es de lo más estable. Aunque, hoy día, ¿qué sector es estable???
También me viene a la mente mi infancia, en la que precisamente crecí en un barrio muy cercano a otro marginal y en el que de una calle a otra se percibía la diferencia entre unos críos y otros. Eran otros tiempos, es cierto, los niños no necesitábamos o no disponíamos de tanto juguete ni tanta consola, en la calle éramos felices jugando unos con otros al escondite, las cuerdas, una pelota o una tiza y simplemente pintando los suelos. Y aunque soy consciente de que la vida ha cambiado y nos tenemos que amoldar a los cambios y a que los niños actuales no son los de antes, ante todo son niños y no son más felices porque tengan más juguetes ni se les concedan más caprichos, serán mejor persona si nos ven luchar por ellos en su enseñanza y si estamos a su lado, codo con codo, a diario ayudándoles en sus tareas y estando por ellos. Serán más felices si les concedemos nuestro tiempo, llevándoles al parque, dar un paseo en bicicleta o jugar un partido juntos. Educar en valores es importantísimo.
A todos nos gustaría recordar una infancia donde nuestros padres nos concedían lo que podían, pero sobre todo mucho amor y todo el tiempo que disponían.
Como reflexión personal, si pretendemos que nuestro pais avance, se debería empezar por los cimientos. Sería todo un acierto por parte del gobierno, intentar que la infancia que sube, sea lo más formada posible. Por lo tanto, en tiempos de crisis como actualmente, ningún niño debería verse tan afectado como para perjudicarle toda su vida.
Es lamentable también la noticia actual de la malnutrición de niños, que dependen de un plato de comida al día y que en su alimentación escasea los productos frescos. Enlace: Duplica-numero-ninos-malnutridos-catalunya.html
Publicar un comentario