jueves, 24 de mayo de 2012

TODOS DEBERÍAMOS REIR MÁS




Nunca he ido aun taller de Risoterapia, no lo descarto, me encantaría, como todo, hay que experimentar.
Si no me equivoco, o tal vez es que prefiera verlo así, pienso que la risa es sinónimo de felicidad. Igual porque yo precisamente sea una persona que continuamente estoy sonriéndole a la vida y vaya por el mundo regalando sonrisas y buen rollo, cuando tengo momentos de decepciones personales o de tristeza particular, por mi gesto, se me aprecia antes este cambio de estado de ánimo.
Me encantan las personas que sonrien mucho. No se si son felices o no. Según mi teoría sí!!!. Tampoco los demás saben si soy feliz o no, sólo saben que siempre me recordaran con una sonrisa en la cara. 
Tengo claro que conforme pasa el tiempo, más cuenta me doy que me acerco a personas que sonrien mucho y con sinceridad, pienso que tengo una especial facilidad para captar quien muestra una sonrisa falsa y quien sonríe ampliamente y con ganas, sin miedo a nada ni a nadie.
Lo que no me gusta es aquel tipo de personas que nunca tienen una sonrisa en su rostro, no me demuestran ser personas más responsables, ni más maduras, ni más felices. 
El humor, la risa y la sonrisa tienen innumerables beneficios psicológicos, nos ayudan a superar los problemas que se nos presentan de la mejor manera.
Todos deberíamos reir más.

Publicar un comentario