sábado, 2 de junio de 2012

SINCERIDAD.COM

En el mundo actual que vivimos, lo raro es que alguien te diga la verdad. Quien más, quien menos te oculta información, te disfraza la mentira o la verdad y te comenta lo que sea con una sonrisa tan comercial que te convence completamente de que te está siendo sincero, aunque tal vez la información que te transmite es tan falsa como un billete de 100 pesetas.
Por tal motivo, es curioso que en este artículo de MUY INTERESANTE nos hablan de que, según un estudio de no se que Universidad de no sé dónde, las personas somos más sinceras a través de mensajes.
Las conversaciones que antes eran vía teléfono y las palabras brotaban sin más y sin medida, teóricamente no eran tan sinceras, precisamente por este motivo porque salen de nuestro pensamiento así sin más y sin pensar.
Las conversaciones de ahora, vía mensajes, según el estudio, son más pensadas, tardamos más en responder y no lo soltamos de golpe, al tener más tiempo de reacción, las palabras son más precisas y/o sinceras.
Aunque no estoy del todo de acuerdo, porque creo que también puede ser el caso de personas que al disponer de tanto tiempo de reacción, las contestaciones sean meditadas para agradar o desagradar. No se supongo que eso se percibe.


De todas maneras, me parece curioso que muchos de los mensajes que nos podemos tomar a broma o no tan en broma, pueden llegar a ser las palabras más sinceras que nos ha dicho nunca esa persona. Y que esas mismas palabras sería imposible que te las dijera a la cara.
Tal vez, hasta cualquiera de nosotros lo hemos vivido, el vernos escribiendo a un familiar o a algun amigo/a unas palabras que nunca saldrían de nuestros labios, bien dándole ánimos, expresándole nuestro cariño o reprochando cualquier acto incoherente que cara a cara no seríamos capaces de decirle ni aconsejarle, o que no le diríamos con tanta precisión.
Si las nuevas tecnologías lo que nos traen es expresarnos más, exteriorizar más nuestros sentimientos y decir las verdades a la cara, sin mirarnos a los ojos, pues bienvenidas sean estas modernidades. 
Me encanta decir te quiero, me encanta desear fuerza, valor, ánimo e incluso reprender actos incorrectos a través de mensaje.
Y aunque mi carácter es bastante abierto y espontaneo, y suelo ser bastante clara cuando estoy cara a cara, cierto es que la escritura considero que se me da mejor, por lo tanto, estoy de acuerdo con el estudio en que todos somos más sinceros por sms.



Publicar un comentario