viernes, 24 de agosto de 2012

ABRAZAME

Cuando somos padres primerizos, hemos escuchado más de una vez aquello de "no cojas mucho al bebé,  que se acostumbra", o aquello otro de "son muy listos y cuanto más bracitos tiene, más quiere", etc..., pero lo cierto, o lo que yo creo, es que si el bebé ha estado tanto tiempo en la barriguita de mamá, protegido y agustito, es imposible que de un día para otro le dejemos así en un espacio tan amplio, como es el mundo, sin una protección tan necesaria como los brazos de su madre/padre.

Me ha llamado la atención este artículo de MUY INTERESANTE: http://www.muyinteresante.es/ipor-que-necesitamos-los-abrazos, en el que podemos leer lo siguiente: "...Que necesitamos recibir abrazos y caricias para sobrevivir es más que evidente durante los primeros años de vida. Estudios en bebés sugieren que en ausencia de contacto físico millones de neuronas mueren en sus cerebros. Sin gestos de afecto en la infancia tampoco se produce suficiente hormona del crecimiento...."

Leer esto me ha motivado a escribir un rato, ya que me encanta el tema.



¿PORQUE NECESITAMOS LOS ABRAZOS?
A estas alturas de la vida tengo claro que el mundo está dividido entre personas más frías o bien menos cariñosas, que no les es tan necesario el contacto físico, o sea los abrazos. Y las personas cariñosas que un abrazo les llena de energía y les da la vida.

Siempre me he preguntado si el motivo es que de bebés, a esas personas menos cariñosas, les han dado suficientes abrazos y tanto amor que ahora ya no les hace tanta falta recibirlo, puesto que en su momento les recargaron tanto que están completos para siempre.
Porque precisamente, en mi caso particular, reviviendo mi infancia, no obtuve un amor desmesurado y mucho menos un contacto físico exagerado en cuanto a abrazos y besos, y actualmente siento que un abrazo me llena de tal manera que soy la persona más feliz en ese momento, y ya puede sucederme cualquier cosa, que soy capaz de superarlo con la mejor de las sonrisas y la mayor fuerza posible.


Las situaciones de afecto, el contacto físico, son tan necesarias en el mundo actual, en el que vivimos con demasiado estres, y que no tenemos tiempo ni para pararnos a pensar, que con tanta negatividad diaria nos estamos perdiendo situaciones tan relajantes y sencillas, como sentarnos junto a nuestra pareja a leer un libro, tumbarnos abrazados a ver una película ese día en particular que sabemos que tendremos la tarde para nosotros, pero que en cambio la utilizamos para ir de tiendas, en darle un abrazo espontáneo y cogerle la mano a ese amigo/a, hermano/a, que nos está contando que está tendiendo una mala racha, darle un fuerte beso a nuestra madre porque nos ha hecho ese gazpachito que sólo a ella le sale así de rico y nos lo trae siempre que puede,  etc.etc.. 
Decenas de situaciones se nos dan a diario, para dar o recibir afecto, pero: ¿lo damos?, ¿lo recibimos?, ¿lo tenemos que pedir? o simplemente nos callamos y dejamos pasar la vida???
Desde hace tiempo me he dado cuenta que no es fácil que hoy día alguien te demuestre afecto y por lo tanto, no es fácil ofrecerlo sin que te miren con cara de asombro. Pero finalmente lo que pienso es que cada uno es como es, y el que es cariñoso y necesita abrazos los seguirá dando y recibiendo o bien reclamando porque le son necesarios. Y el que no es cariñoso o no necesita tanto afecto, pues suerte para él, porque en el mundo que nos ha tocado vivir, no es algo que se regale así como así, por lo que si no se lo dan tampoco pasa nada, seguirán viviendo igual,... más o menos felices???... no lo se.. yo solo sé que si tengo que decir ABRÁZAME, lo diré sin contemplaciones, porque es lo que en ese momento necesitaré.
Publicar un comentario