jueves, 17 de octubre de 2013

Reflexiones en un dia gris

Creo que en la vida siempre hay un antes y un después. Un antes de un beso, un antes de un viaje, un antes de una conversación, incluso un antes y después de situaciones más intocables o indeseables, como un antes del fallecimiento o hasta el antes y después de una enfermedad grave, en uno mismo o en un familiar. De la muerte, nadie se salva, pero de una enfermedad, gracias a Dios y actualmente a la ciencia, se salvan ya muchas personas. Y muchas son las que hacen este mismo comentario de que su vida empezó de nuevo cuando le dijeron que estaba totalmente curado, pero pocos son los que finalmente lo cumplen. Ojalá todos cumplieramos el deseo de un recien curado, la felicidad de poder seguir viviendo, esa 2ª oportunidad de estar en el mundo y sobretodo aprovecharla. Pocas personas aprovechamos nuestra vida al 100% o la disfrutamos o la amamos, llámalo como quieras...pocas somos las que nos paramos a pensar lo bello que es vivir y lo emocionante que es ir pasando los dias con el simple logro de haberlo pasado y la oportunidad de tener otro más. Será este nuestro último dia? Tal vez, o tal vez no. Me incluyo, y no me enorgullezco de ello, al admitir que no disfruto de mi vida al 100%, de que siempre voy a 1000 y que una tarea venidera no me deja disfrutar el momento porque ya estoy pensando en lo siguiente. Y cual es la solución a mi problema? Como lo hago para relajarme y dejar de ir tan agobiada hasta el punto de pensar que al fin y al cabo la vida es eso, correr, stress, no pensar, solo actuar como robots? Que he de hacer?? También pienso en esa persona que estará envidiando mi situación, por la suerte de tener un empleo y salir cada dia de casa a sentirse persona de provecho. Y es que al final, pienso que esta vida es una maldita rueda y nosotros somos los hamster donde giramos a antojo de alguien que nos hace girar unas veces a la derecha, otras veces a la izquierda, pero en escasas ocasiones estamos girando hacia donde deseamos. Y asi es y seguira siendo siempre, nos dejaremos girar hasta nuestro día final que nos guste o no, tampoco lo podemos elegir. Un dia más, camino del trabajo, en el autobus, en un dia bastante gris del cielo de Barcelona, he plasmado mi pensamiento, que no es el correcto ni mucho menos, simplemente me ha venido a la mente una conversación de ayer y he pensado en el antes y en el después. El antes es que amaba a lo loco. El después es que empezaré a amar más....no se..sensasamente? No se si es la palabra. Cada día que pasa, cada pasito que doy a mi etapa madura, me doy cuenta que soy eso, más fria y más dura, conmigo misma y con quien me rodea. En fin, reflexiones en un dia gris!!! 

Publicar un comentario