domingo, 3 de noviembre de 2013

Cosas de brujas

Es una realidad que todo lo relacionado con las brujas, conjuros, hechizos y temas paranormales, atrae de un modo u otro a todo el mundo. Bien sea porque apasiona el mundo de lo isoterico, bien sea porque se teme. Películas, novelas y en libros de historia podemos documentarnos de las gran cazas de bruja que se hicieron hace siglos, por el mero temor de que esas personas, que tal vez únicamente tenían conocimientos de medicina o expresaban que había un poder más alla de la realidad, las consideraban sirvientas del demonio. Como en otras muchas cuestiones inconcebibles y de las cuales yo no puedo tampoco opinar mucho, porque mis conocimientos son escasos, murieron miles y miles de personas inocentes, condenadas a la hoguera bajo acusaciones en la mayoria de ocasiones sin fundamento lógico. La novela que leí hace muchos años y que me encantó fue "Las Brujas de Salem". Me atrae el tema y no con ello quiero decir que haya leído mucho más, pero me gusta y prueba de ello es que, ya hace tres años que tengo una pequeña guía de la adivinación, en la que alguna noche antes de dormir, me encanta adentrarme e intentar entender como en los posos del café se pueden leer mensajes o como las líneas de la mano de cualquier persona pueden decir tanto de ella y de su futuro.
Este largo fin de semana, ha sido especial para mucha gente ya que la noche de Halloween empieza a gustar tanto a pequeños como a mayores que aprovechan para sacar ese niño que llevamos dentro y hacer sustos y demás gracias de ocasión. Y supongo que como muchas otras localidades, en Blanes han aprovechado para hacer la Feria medieval de Brujas.
Pude comprobar que muchísimas personas han paseado por la feria, motivados por este antiquisimo mundo, movidas por un simple paseo o movidas por ver algo distinto de este tema que guste o no, jamás deja indiferente a nadie. Que tal si empezamos por una lectura de manos? Te atreves? En fin, divagar una mañana más, es gratis!!
Por todas aquellas mujeres que nos sentimos un poco brujas y esos maridos que nos llaman bruja con ese cariño que les caracteriza. 


Publicar un comentario