martes, 24 de diciembre de 2013

Feliz Navidad!!!

Turrones, mazapanes y aguinaldos,... estrellitas, serpentinas y regalos!!! Cuanta ironía y belleza hay en la Navidad ehhh... cuanta hipocresía le vemos cuando nos vamos haciendo adultos, y cuanta inocencia e ilusión hay en la infancia. Así debería ser siempre, pero como es lógico, en la vida tenemos varias etapas que vivir y está claro que la de la infancia es la mejor y no puedes pretender que las navidades sean maravillosas eternamente o viceversa.
Entiendo que habrá miles y miles de personas que dirán anécdotas magnifícas de sus navidades en familia, estoy segura y les doy la razón en lo de que son unas fechas únicas en las que se siente más amor, más paz y más ganas de estar en familia y reir y charlar. Pero no seamos cínicos, casi casi apostaría a decir que más del 50% de la gente a la que le hicieras una encuesta anónima te diría lo mismo que opino yo, o aproximado. Es una caravana continua de visitas familiares, tu vas o ellos vienen, y sonries y felicitas y está todos precioso adornado y hasta nos hemos puesto guapos, pero en definitiva no tienes ninguna gana de aguantar las excentridades de tal, los reproches de la vida de cual o las fanfarronerias de pascual. Y es que así es la vida, o mejor dicho, así es la Navidad. Compartir manjares con personas y echar en falta a otras.
No puedo decir que sueñe con las navidades de mi infancia, con este post, ni estoy quejándome de mis navidades actuales, sean maravillosas o no, ni de que en la infancia fueran infernales. Para nada, todos está muy proporcionado, lo actual y lo de antaño. Es solo eso, que con el paso de los años y el charlar con las personas que van pasando por tu vida, te das cuenta que mucha, mucha gente, en cuanto llegan estas fechas, se pone meláncolica y mira hacia otro lado y yo personalmente, solo deseo una cosa, que pasen cuanto antes y llegue el 2014, a ver que nos depara.
Solo en los ojos de mi hija, su inocencia y su alegría me reflejo de vez en cuando,... nos ponemos el gorrito de PapaNoel y hacemos las loquitas para que ella recuerde al menos, sus navidades de la infancia con una maravillosa sonrisa.
Ya que, ojalá no sea así, pero algo me dice, que tarde o temprano, opinará de las navidades algo similar a lo que yo he escrito, es inevitable y a quien no esté de acuerdo, será porque es justo el fanfarrón que hace que todo el mundo le escuche y centra su atención en su persona, llevándose así cada año, una impresión maravillosa de esas veladas tan aburridas. En fin, FELIZ NAVIDAD A TODOS!!! sean como sean.


Publicar un comentario