miércoles, 11 de diciembre de 2013

Soy la primera dama

Me ha llamado la atención la importancia que le han dado los telediarios, redes sociales y prensa en general, al enojo particular en el funeral-homenaje a Nelson Mandela, que estos dias se está celebrando en Sudáfrica, de la mujer de Obama por sus celos, al estar su marido demasiado pendiente de la primera ministra danesa Helle Thorning-Schmidt.Tal vez no fueron celos, sino simplemente la situación le incomodó dado el lugar donde se encontraban.
Pero como es un tema que a mi me gusta, aprovecho y hablo de ello.
Y es que así son los celos, los celos no obsesivos ehh, los celos no enfermizos, y aunque sé que habrán los que me digan que todos los celos son iguales y que no se pueden categorizar, yo creo que sí. Tampoco estoy excesivamente orgullosa de ser un poco celosa, entiendo las personas que lo pasan mal porque sus celos son enfermizos y ante todo que quede claro que no defiendo a las personas celosas. Reconozco mi grado.

Me proclamo celosa, para mi, celosa en la justa medida. Celos que creo que toda pareja debe tener, para mantener viva la chispa, todo esto bajo mi opinión ehhh....
Este finde semana nos hemos juntado familiares de diversas edades y precisamente se ha conversado animadamente sobre este tema. Y es que estábamos los del bando de celos moderados y los del bando de celos cero. Para estos últimos, mi actitud y mis explicaciones, les parecian graciosisimas. Para mi, o sea, de los del bando celoso, su actitud me dejaba perpleja. Es un tema en el cual no debes intentar convencer a nadie, de que tu actitud sea la correcta, ni que ellos sean los raros. Pero claro, a mi la actitud de un celoso cero. que va por la calle con su pareja y vea a una persona del sexo contrario y de golpe diga: "ostras mira que chico/a más guapo, o mira que piernas más bonitas, o que pecho", etc... Lo que sea que exprese bonito de otra, no lo quiero saber, entiendo que todos tenemos ojos en la cara, yo veo lo mismo que otros/as ven, pero personalmente no me gusta que me lo explique mi pareja. Probablemente sea una falta tonta de confianza, lo admito, poca seguridad por mi parte, tal vez, pero es así, no me digas que esa chica es preciosa porque probablemente me vas a ver cara de perro durante una semana. Y en ningún momento estoy intentando decir que con esta actitud mia pretenda reprimir a mi pareja de que mire a quien quiera, tiene ojos en la cara como todos y puede mirar y pensar libremente, pero opino que siempre con respeto. No concibo las parejas que van de la mano y sin ningún tipo de escrúpulo se giran a mirar a la chica que pasa por su lado e incluso rompencuello, hasta el punto que has de darle un codazo y decirle que tú también estas ahí, que se corte un poco.

Y así ha sido como lo he visto yo en el telediario este mediodia. La mujer de Obama, tenía cara de perro. Cara de decir, o marco mi territorio o la danesa se sigue riendo en mi cara. Todo esto son expresiones mías que me imagino, a raiz de como han ido pasando la secuencia de acontecimientos, donde podíamos ver como iba variando, hacia peor, la cara de la primera dama, hasta tal punto de aprovechar que su marido va a saludar a tal otra persona, para ella quitarle su sitio, sentarse al lado de la danesa y acabar así con el jueguecito tonto de sonrisitas, conversaciones y fotitos entre la rubia y el morenito mandatario. Partiendo de la base que tal vez no fuera muy correcto estar en un funeral tan sonrientes y haciendose fotitos.



Así es la vida, hay quienes marcamos territorio sin ser nada recriminable y no lo veo mal y hay quienes le hubieran dicho a su marido, "qué maja esta danesa y qué bien os llevais!!"
Me apetecía adjuntar uno de tantos enlaces que hablan precisamente del particular enojo de la primera dama norteamericana con su marido el presidente Obama. 
http://www.lavanguardia.com/gente/20131211/54396059890/celos-michelle-barack-obama-funeral-mandela.html


Publicar un comentario