domingo, 26 de enero de 2014

Me quedo en mi nube

Suele ser más tarde que pronto que te des cuenta de muchas cosas y te planteas que es mejor aceptarlas como te vayan viniendo.
Como por ejemplo, no hablar de política sin tener ni idea,.....aceptar que el día a día sea mejorable solo depende de ti o que en el amor tu eliges siiii, pero también te eligen a ti.
Necesidad de ser más, de hacer más de buscar más.  Continuamente nos movemos en un mundo cada vez más rápido,  que nunca para y por lo tanto sentimos la necesidad de no parar porque si paras te estancas, te pierdes,  mueres.
Necesidad de buscar más de remirar en los archivos de mi pasado y pensar en que momento puedo reencontrarme con los míos, que ya no lo son tanto, pero al fin y al cabo algo míos.
Necesidad de querer más.  Más besos, más abrazos, de sentir la piel, sino ya nada me llena, ni las palabras, porque al fin y al cabo ahora cualquiera puede decirte bonitas palabras con tanta tecnología y tanta proximidad con el prójimo, que no lo es tanto.
 Pero solo los abrazos, los besos y un dormir sincero con la respiración al compás,  tal vez en eso se basa el querer más, quiero más de eso físico,  quiero sentir y sólo así saber que es real.
Necesidad de ser más.  Cada cual con sus ganas de ser alguien para muchos o ser alguien para los importantes.  Vivimos en un momento en que estamos expuestos al mundo tanto como queramos y más.  En ese punto en que una línea muy delgada separa el vivir de lo de antes a vivir de lo de ahora.  El subirte a la nube o quedarte mirándola.
Vamos a tener claro lo que queremos,  lo que podemos y lo que buscamos porque sino lo que está claro es que todos acabaremos muy locos ante tanto avance y tan poco tiempo.
 
Publicar un comentario