domingo, 9 de febrero de 2014

Séptimo Arte

Los premios Goya, una declaración de amor a la vida. He leido esta frase en varias páginas y me ha encantado.
Una declaración de amor Al séptimo arte español

Un encuentro de actores y actrices. Directores y productores. No hay buenos ni malos. Hay valientes o cobardes. Valientes de atreverse a seguir su vocación, cobardes por no intentarlo, a pesar de todo. Colocarse delante de una cámara e interpretar. Colocarse detrás de una cámara y dirigir. 
Me apasiona el cine. Sin ser una entendida.
Todos tenemos una película eterna que nos emocionó para toda la vida. 
Todos la recordaremos porque nos apasionó y la guardaremos en la memoria como un tesoro único. De cualquier género, sin lógica o con ella, con éxito o sin él. Pero eso es el séptimo arte, el valor de interpretar, emocionar y reproducir una historia hasta hacerla real al ojo del espectador.
Independientemente de todo este sentimiento, que a mi como espectadora, me supone el cine, nos acercamos también al poder de los sentimientos de un día como hoy, para todo aquel que se mueve en ese mundo de sentimientos. Nosotros que visto desde fuera, nos apasiona, no quiero ni imaginar en todos ellos, esos personajes y no tan importantes personajes que pisan esa alfombra roja, en busca de su ansiada estatuilla, en busca de ese reconocimento, que a todos nos gusta recibir y aunque unos más u otros menos, nos obcecamos en pretender contentarnos con que lo importante es participar. Y es cierto, lo importante para muchos ya sería eso, simplemente estar ahí sentado.
Otro año más, será una pasarela de diseños más o menos espectaculares, de elegancias discutibles o incuestionables y un paseo de glamour y muchas sonrisas.
Que gane el mejor.
Y la estatuilla al mejor actor es para.....
(Emocionada con la reacción de Terele Pavez al recoger su estatuilla a la mejor actriz de reparto por su interpretación en  Las Brujas de Zugarramurdi)
Publicar un comentario