jueves, 6 de marzo de 2014

Tu linea

Fue un día. Existe el día. Ese en que tu línea se separó de la mía.  Que más da si fue hace tiempo o es de ahora.  Que más da, si ahora mi línea está sola. Con un fin distinto al de la tuya, al de muchas otras. Pero al fin y al cabo, me gustaba que fueran unidas.
Justificar las ausencias. Luchar por las llamadas. Crear ocasiones. 
En la lucha interna de cada uno está el conocernos y el hacernos o no dependientes de otras personas. 
Somos totalmente capaces de ser nosotros mismos sin necesitar a nadie. Para asi luego poder disfrutar de ese alguien, sin problemas de identidad, sin nada que ocultar, ni personalidad que demostrar. Pero ¿quién puede con la soledad de uno mismo?
Con motivo de un artículo de El Periódico("Que nadie me pregunte lo que es el aburrimiento"), en el cual un señor, el sr. Florencio S., un día perdió a su esposa, y jubilado se sintió solo, perdido y sin rumbo, pero supo salir adelante. Su punto de vista ante la vida, su punto de vista de poder coger la opción de la desesperación y la pena o bien la opción de salir adelante, no sin sentir pena, eso siempre se siente ante la pérdida de una persona que ha compartido la vida contigo y os habeis querido, pero hay que coger las riendas e intentar salir. 
Todos seguimos la linea de la vida desde que nacemos, y nadie sabemos que nos depara el futuro, así que se acabó llorar que ya no sigas mi linea, fue un buen rato, de todo se aprende.
Publicar un comentario