viernes, 4 de abril de 2014

La ironía y la sonrisa

Podrán llamarte infantil, parecer hasta informal, no dar la sensación de personas serias. Pero lo que tengo claro es que nunca pareceras una persona amargada. Todo esto y mucho más es la percepción que dan las personas risueñas.  Y es que me encanta esa sensación de que la vida puede ser de tantos colores como uno la quiera ver. Pero lo cierto es eso,  que cuando tu visión de la vida es esta, cuando parece que vives en una continua línea de la felicidad y que pasan los años y siempre se te ve así,  entonces ya están las tachaduras y los diretes. Que si vives en tu mundo, que si no es normal estar siempre tan sonriente, que si no te tomas la vida en serio.....etc
Y lo que realmente no saben esas otras personas que se ven siempre con cara seria, de pocos amigos y concentrados continuamente en no cambiar la mueca de su cara para no dar una imagen distinta,  es que las úlceras salen de ahi, de no sonreír,  de continuamente vigilar que hacen los demás y de pretender ser siempre el más adulto.  Porque al final, todos acabaremos igual, valorando nuestra vida al final de los días, yo con esa eterna sonrisa infantil que me caracteriza y regalando cariño y cercanía a todo aquel que se me acerque o bien sentándote a esperar que te den el cariño que jamás has querido dar, por no parecer vulnerable ni que necesitas de nadie.
Reflexiona en que bando estás.
A mi edad tengo claro que hay quien cree que mi actitud no es normal. Más me río yo. La ironía es mi fuerte.
Reflexiona y si aun estás a tiempo...cambia y se feliz...la vida te va a proporcionar muchísimo más que lo que ahora recibes con esa cara agria que te plantas cada mañana!!
Publicar un comentario