miércoles, 30 de abril de 2014

Mirando

Si nos detenemos a observar las distintas conductas de las personas, y tenemos un poco de psicología, es fácil observar que la mayoría nos formamos unas barreras, difíciles de entender a veces, comprensibles otras muchas. 
Particularmente ni soy psicóloga, ni mi filosofía ha de ser la correcta. Pero me encanta observar estas conductas. Me gusta evaluar de qué va cada cual y después determinar el por qué de esa barrera, justificada o no.
Cada cual sabe de qué va. Lo que quiere aparentar o lo que realmente es. Hay personas serias, que luego en la intimidad de su casa son unas cachondas y jamás lo diría. O personas muy duras, rozando la borderia y, luego, no son nadie ante una situación difícil, se desmoronan sin más y necesitan más que nunca ese calor, que ellos no dan.
Y ayer precisamente hablábamos unas compañeras de trabajo de un tema similar. 
Me quedé con el término: en esta vida "hay que ser gitano". Sí, me gustó, porque es cierto, hay que saber estar en todas las situaciones, saber respetar y hacer que te respeten, pero a la vez siempre tener ahí una sonrisa, por lo que puedas necesitar. 
¿Ser falso? Algunos dirían que ese es el resultado de ser gitano.
 LLÁMALO como quieras. Solo sé, que lo cierto es que si observas bien y con el paso de los años, más cuenta te das,  que sólo aquel que sabe estar, no falta el respeto y tiene una sonrisa en la cara para todos, a ese, le van bien las cosas, derrocha positivismo y hace frente a cualquier problema de una manera ejemplar. 
Aquel que mantiene un tono relajado, la palabra justa, tiende la mano sin esperar nada de los demás, aquel que no exige más de lo que da. Para mi no es falso, es sin más alguien con personalidad.
También es respetable que después cada uno desee o no desee caer bien eternamente. 
Porque bien es sabido que tiendes mil veces la mano y eres el mejor, y una vez que dices no, ya no se recuerda ningún acto anterior. 
Así pues, a romper barreras, disfrutar la vida, apartar la envidia y continuar por el camino que se desee avanzar a alcanzar una vida plena, donde lo que tu ofrezcas, eso recibirás. Y siempre vuelve con creces.
Publicar un comentario