jueves, 19 de junio de 2014

The new king

Increible, hoy se supone que es un día grande, hoy empieza un nuevo reinado, perspectivas nuevas, mente joven. Así de golpe y sin más nos vemos sumergidos en un cambio de Rey (y de reina ojo!!) Sin darnos a elegir ni siquiera poder verlo. Ya ves, ingenua de mi, siempre pensé que el día que muriera el rey (Dios no lo quiera!) nos darían fiesta nacional, y todos viviríamos el acontecimiento como algo histórico y emotivo, más o menos como lo de hoy, sin que lo de hoy sea un fallecimiento ni nada triste. 
Pero mira tú, que se adelantan al fallecimiento y vivimos una abdicación, una sucesión y el consiguiente acceso al trono. Y todo esto en 15 días y todo esto hoy ya es el cambio de Rey. Pues no tengo fiesta, no!! Aquí voy camino del trabajo como cualquier otro día, mientras que realmente no es cualquier otro día hoy, no!!! Hoy hemos cambiado de Rey, que se dice pronto, y de Reina!! No voy a negar que soy monárquica y que me quedo pegada a la tele para empaparme con detalle de cuanto acontece, pero así no se puede, si no le dan la importancia que se merece y no permiten que este día lo disfrutemos en casa, con palomitas y soltando la lagrimilla cuando esas coronas vuelen por las cabezas,  entonces no es lo mismo. Cuanto egoismo y que poca consideración no tenernos en cuenta para tan feliz evento. En fin! Que sean felices y coman perdices y los demás sigamos trabajando y rezando para que siempre vayamos a mejor, nunca a peor, porque a peor ya no creo que se pueda.


Publicar un comentario