viernes, 5 de septiembre de 2014

Camino Soria

En mi niñez,  siempre que se podía económicamente, íbamos de vacaciones a Asturias.  Y qué vacaciones!!!!. No habría lujos ni pulseritas de todo incluido.  NOOO, Pero Adoraba aquellos viajes, en un ford fiesta, cinco personas, apretujados pero contentos. Tremendamente largo se me hacia la mayoría de las veces,  atravesar el país por la nacional y no ver más que campo amarillo y soso como yo decía, siempre camino a Soria, hasta que llegabas al verde y esplendor de nuestro destino.
  Los viajes familiares siempre se recordarán como algo único y especial. Y esas charlas entre hermanos y peleas y paisajes y música compartida y tus padres discutiendo por el camino escogido o ese pinchazo esporádico que te fastidiaba el viaje, pero que al final nada perturbaba la gran ilusión que llevábamos los más pequeños.  Era mágica aquella época de la niñez en que no sabías si estarían los mismos amigos del año anterior o llegarán nuevos como tú, forasteros de paso que sólo buscamos algo distinto, un mundo nuevo que en la ciudad no teníamos. Y ese primer amor, primer beso, primer desengaño y primer regreso a la ciudad con lágrimas en los ojos,  creyendo que la vida se acaba ahí. En fin, que para quien sepa de qué hablo,  para quien haya ido de vacaciones con sus padres recorriendo medio país para pasar el mes de agosto en el pueblo, entenderá mis sentimientos y le vendrán mil añoranzas.
Y hoy que lo recorro yo para algo bien distinto, pero a la vez también ilusionada, sé que no es lo mismo, tal vez el paisaje siga ahí, incluso el torito bravo que iban a retirar de las carreteras, también alguno sigue ahi, pero yo no soy la misma, ni el coche, ni mis hermanos están aquí para pelearnos un rato. En fin así es la vida. Seguramente habremos crecido y habremos ganado en algunas comodidades, pero hemos perdido aquella inocencia y aquellas ganas de vivir bien distintas a las de ahora.  Disfrutemos la vida  como nos vaya viniendo porque al final lo que perdura en el tiempo,  son los buenos recuerdos.
Publicar un comentario