martes, 7 de octubre de 2014

Reina de corazones

Con motivo del reciente fallecimiento de su último marido tuve la ocasión de leer un artículo en La Vanguardia de el fin de semana pasado que me llamó la atención desde el título.
Conseguir durante cuarenta años mantenerse como la reina de corazones tiene su mérito. Su saber estar, su templanza y su clase llenan las portadas de las revistas más prestigiosas y al final y en dicho artículo hemos llegado a tres bodas y un funeral. Después de venir a España porque según su familia, en su país se hubiera ido por mal camino, en el nuestro supo escoger el camino adecuado. Ayudada o no, beneficiada o no por su belleza exótica. Puede ser, todo puede ser, para valorar cuarenta años después si ha valido la pena.
Viéndolo desde el prisma femenino, me cuesta creer ciertas cosas, pero al final, en la variedad está el gusto y si una mujer bella con clase y saber estar, decide unir su vida a un señor con menos belleza, pero que estar te asegura está unido a la alta sociedad, no todo tiene porque ser intereses de ningun tipo. Existe el amor, ¿verdad?
Publicar un comentario