martes, 25 de noviembre de 2014

El pequeño Marqués

El pequeño Nicolás llena columnas de los periódicos, espacios del telediario, tertulias en los programas, y posts en las principales webs de noticias de Internet.
Aun dudo de si buscaba salvarse el culo o untarselo de algo.
Aun están muchos intendo entender si nos toma el pelo a todos o lo que dice es tan cierto, que Mortadelo y Filemon se quedan cortos en cuanto a equipos ridículos de investigación de este país.
Su forma de expresarse, su altanería al dar nombres relevantes, su chulería al callar lo que no se puede callar o su estrategia para ganarse otro plató. Su manera de conseguir hacerse importante sin ser nadie.
Y al final está en boca de todos un farsante, un muchacho que consigue llegar lejos, a base de llamar a puertas muy concretas, arrimarse bien y saber moverse como pez en el agua entre "alegales".
No tiene cabida el pensar que muchas de las incoherencias que decía, no fueran hasta ciertas, porque a las pruebas nos remitimos cuando lo vemos en infinidad de fotos con personalidades que nadie entiende como es posible que haya podido tener acceso. Pero, ¿cuánto más vamos a verlo en televisión, conseguirá seguir hablando o lo llenarán de pasta y le callaran la boca?
Desde luego por su actitud en determinados momentos de la famosa entrevista, a muchos nos convenció, con su expresión y casi con lágrimas en los ojos e indicios de emoción donde nos transmitía su miedo,  pero luego yo no entendía de dónde había salido este crío que utilizaba frases tan estudiadas, y nos vacilaba con sus técnicas secretas y sus conocimientos de acceso directo a la Casa Real.
No tengo claro que llendo a televisión haya dado en el clavo este muchaho, sólo admito que yo: no lo compro y espero que algún día alguien nos cuente realmente la verdad, de cómo desde el CNI, Moncloa o  desde el organismo que sea, han podido dar cabida a semejante personaje. Por favor, que salga el padrino de este niño,  que no se esconda, porque menuda cagada de fichaje.
Publicar un comentario