miércoles, 19 de noviembre de 2014

Flamenco en vena

Buscar los orígenes de nuestros orígenes para saber más de nosotros mismos y así entender muchas cosas,  poca gente lo hace. Y probablemente nos sorprendería saber cosas, como que nuestro tatarabuelo fue pescador y por eso nos apasiona el mar. O que teníamos una bisabuela cantante, de ahí nuestra potente voz.
Ni me he puesto a rebuscar en el árbol genealógico, no sabría por donde empezar, ni poseo ningún arte oculto que me distinga entre los demás.
Mi hermana sacó el arte, las ganas, el moverse y quitar el hipo con cada paso de flamenco o sevillanas. Verla bailar y como lo siente es maravilloso.  Mi hermano no canta, pero le sobran ganas de lanzarse y derrocha el mismo arte flamenquito en cuanto habla. Conoce cantaores y te saca una preciosa buleria de debajo las piedras.
Y yo, yo lo vivo, lo siento, lo disfruto, desayuno cada mañana con mi sesión de radio en la emisora que toca (88.65 FM), en la que cada canción me recuerda aquella época en la que los domingos en casa sonaba lo mismo por toda la casa. Se me eriza la piel, y sonrío, porque es difícil de entender si no te gusta, y además reconozco que te tiene que gustar, y mucho para aguantar esos cantes, pero me encanta y me sumerjo en las letras de cada canción y todas dicen mucho de la vida y aun más del amor.
No voy a buscar en mis orígenes, se que lo llevo muy dentro, y podré disimularlo, ante cualquiera nadie diría que soy tan devota, y que de vez en cuando, necesito mi "chute" de flamenco en vena.

Mi última adquisición en el Fnac, este cd, con temas legendarios, algunos que ya conocía y otros que he descubierto y evidentemente me encanta. 

Buen cante! Y gracias Justo Molinero y todo el equipo que llena de alegría mis desayunos a pesar del estrés, me alimento con canciones de siempre, Rafael Farina, Rocio Jurado, los Ecos del Rocío, la niña de la Puebla, y canciones con los de ahora Estrella Morente, Álvaro    Vizcaíno o simplemente El Barrio que si se arranca en un concierto con un buen toque flamenquito, quita el sentido.

Publicar un comentario