miércoles, 26 de noviembre de 2014

La crisis de los diez

Vaya, vaya..... en el Lecturas, noticia increíble, en portada y nada contrastada, pero ahí la tenemos: la crisis de Paula Echevarria y David Bustamante, madre mía, al borde de la separación!

Llevo oyendo esta leyenda desde hace 10 años. Tristemente, si esta vez ya no es la separación definitiva, la volveré a leer otras diez veces más, porque así es la prensa, cuando les da por un matrimonio, pocas veces será para contarte lo maravillosa que es su vida, sino todo lo contrario, el mal carácter que tiene el uno o el otro, la mala relación con la prensa o el distanciamiento de ambos aunque luego realmente sea algo a nivel laboral que nada tiene que ver con una crisis.
Y si estuvieran en crisis, ¿qué?  Seria casi lo normal hoy día. Estadisticamente hablando, los raros somos las parejas que perduramos en el tiempo,  los que seguimos unidos, los que contra viento y marea superamos la crisis de los dos años,  la de los cinco, la de los ocho y finalmente la más importante,  la crisis de los diez años.
A estas alturas de la película no voy a entrar en si me parece normal o no el alto porcentaje de separaciones que hay en cuanto se rozan los diez años de casados, porque podía defender aquello de que ahora no se aguanta lo de antes. Pero es que realmente me lo paro a pensar,  y por qué tenemos que "aguantar" hablando propiamente dicho las manías de nadie si al final esas manías ya las ves como molestas. Estoy de acuerdo que en una unión se está para lo bueno y para lo malo.
Lo malo, las manías de ambos, los defectos ocultos que salen con el día a día o el carácter enfundado en sonrisas y mimos en los primeros arrumacos que luego pueden ser gritos o exceso de control jamás esperado.
Lo bueno, lo bueno de sentirse querido, de permanecer acompañado,  de sentirse escuchado y comprendido y lo bueno de compartir los días, aficiones y sueños que poco a poco se van cumpliendo en el día a día de ambos. Pero y ¿cuándo esa filosofía cambia? Y cuándo ya no te sientes acompañado porque esa persona apenas está?  Y cuando la comprensión pasa a ser pasotismo por ambas partes y sientes que ya no tienes sueños por cumplir ni deseos que compartir?  Entiendo claramente que me contestarán aquello de que donde hay amor, todo lo puede, pero lo que también es cierto, que muchas veces, el amor no lo es todo y no lo llena todo, ya que tus días se llenan de otras cosas y ese amor que tanto defendemos, no está.  Creo firmemente que lo que si está es el cariño, eso es lo que pienso que queda en esos matrimonios que no superan las crisis de los diez años, convivían por el cariño que se sentían. Y también pienso que uno u otro, o ambos, han descuidado algo tan importante como alimentar cada día la relación,  para que no se apague nada y lo más importante, que uno de los dos le ha dejado tanto tiempo para pensar al otro que éste ya únicamente se ve viviendo su propia vida.
No pienso que nada de esto les haya pasado al matrimonio celebritie del momento, pero si fuera así, solo queda esperar. Y respetar.
Publicar un comentario