lunes, 15 de diciembre de 2014

Auténtica

Resulta irónico que a las personas que más amas, tal vez sean a las que menos tiempo le dedicas en tus trocitos de pensamientos, ningún lugar importante en tus escritos.
Es curioso porque deberías tener mil cosas que escribir de ellos, y que de hecho, si los tienes frente a ti, eres capaz de decirles lo maravillosos que son y sobre todo y lo más importante, que te aportan todo lo necesario para permanecer en tu vida todos los días y que no quieres que te falten nunca. Y aun así, ni una letra.

Una hermana, tu pareja, tu madre, tu padre o una amiga. 
Soy de la opinión que no hay menos amor por alguien que permanece en tu vida, aunque no sea de tu familia.

Siento que los amores verdaderos, de hermana, de amiga, permanecerán de manera perpetua. 
Siento que aunque mis críticas no te gusten, a la vez las necesitas, y a su vez, siento Ester, que debes decirme siempre lo que piensas y corregirme en mis defectos, que aunque me duela, me ayuda a reflexionar y mejorarme día a día. 
No soy ningún ejemplo para ti, ni pretendo parecerlo. Adoro esos momentos de complicidad y esos ratos de pensar en el futuro. 
Deseo con muchísimas ganas que llegue el día de verte completa, con tu hogar, con tu vida aun más feliz y sonriente de lo que cada día nos regalas y sabiendo que te quieres tanto como te queremos los que te querremos toda la vida por ser tan auténtica. 
Publicar un comentario