miércoles, 3 de diciembre de 2014

Sex Tape

En la última película que he visto de Cameron Diaz, me he reído mucho.
Me ha gustado que ella, la protagonista, además de una Mamá excelente, lo combina sin problemas con su faceta de  Blogger, muy reconocida. (Evidentemente no me he visto reflejada para nada en ella en este aspecto, pero me gusta pensar que ya integran en las películas el mundo del blogspot).
Hay muchas películas actuales o no tanto, que exponen problemas conyugales más o menos acertados. En esta que hemos visto este fin de semana, hablan abiertamente de la cuestión sexual, antes y después de los hijos.
Para hacernos una idea de la secuencia, primero ves pareja que recien se conocen, se atraen y practica sexo hasta durmiendo.
Durante los primeros años de la relación, las situaciones son graciosas, puro erotismo entre ellos y sus encuentros son de lo más divertidos.
Con la llegada del primer hijo, el sueño, las ganas, las fuerzas, las prisas, hacen que se deje todo para el día siguiente, incluido el sexo que ya se había dejado de ayer para hoy.
Con la llegada del segundo hijo, ya se aplaza todo para el fin de semana y si me apuras hasta el fin de semana se vuelve complicado cuando ves que en la cama no hay dos, sino cuatro ocupandola.
La moraleja de la película es fácil de entender aunque no todas las parejas la apliquen. Cada vez son más las parejas que comentan que sus encuentros íntimos se reducen al final de la semana o final de mes, casi diría que llegan más o menos con la fecha del sueldo. Y estos encuentros acaban siendo básicos, apenas sin preliminares y porque toca.
Todos vamos a vivir a lo largo de nuestra relación, en parejas estables, momentos de más y menos fogosidad. Y las mujeres tal vez seamos las que tengamos más bajones o falta de ganas, yo diría que es cosa de las hormonas, pero quién sabe, puede que sea un cúmulo de todo.
Las hormonas no ayudan, pero la monotonía tampoco, la falta de romanticismo, o ir directamente al grano, son algunos de los motivos por los que la pereza haga más peso que las ganas.
No es más culpable uno que otro. Tiendo a repetirme en aquello de que la comunicación lo es todo.
La comunicación y la imaginación pueden hacer que una relación sexual prácticamente nula, se reconvierta en algo muyyyy apetecible y deseado.
En definitiva, en la película que mencionaba, la pareja, opta por disponer de un fin de semana sin niños (algo muy aconsejable para todos, sea o no una pareja fogosa).
En dicho espacio de tiempo para reencontrarse con ellos mismos, acaban dándose cuenta que ya no son las fieras sexuales que eran, después de beber durante horas, deciden grabar un video casero íntimo, practicando todas las posturas que tienen en un libro antiguo y así resulta una grabación que debería desaparecer, que no se borra y acaba circulando por ahí.
Se valen de mil maneras para intentar que se borre de todas las tablets donde el video se ha colgado automáticamente y te ríes a morir de las mil y unas anécdotas que les suceden. A la vez que entiendes el porque a ti nunca se te ha ocurrido ni se te ocurrirá realizar algo así.
La visión particular del sexo y la conclusión que cada uno quiera sacar de la película es amplia.
Desde luego el mundo del sexo puede desatar muchas conversaciones varias, dependiendo de lo que cada uno quiera opinar.
Yo creo que después de los hijos, el sexo no muere, desciende, es cierto, pero no desaparece si ninguno quiere. Opino que no es excusa y si el sexo era placentero antes, lo sigue siendo ahora y se ha de buscar lo mismo, no más,  a no ser que realmente el sexo únicamente se vea para procrear, que entonces, claro está, una vez cumplida la misión, se acabaron las prácticas.
Y asegurar que a cierta edad ya no se está para esas cosas, a mi no me la cuela. Porque quien piensa esto, es porque ya está así resignado/a, pero luego está deseando otros besos, otras caricias, otros lechos.
En cualquier caso no es delito sentir deseo, solo aquel que está vivo siente y desea. Otra cosa es que sea correspondido o tenga que buscar fuera lo que se le deniega sin sentido.
(Mis disculpas a quien hubiera deseado ver la película, la he contado prácticamente entera)
Publicar un comentario