lunes, 26 de enero de 2015

La frase del día

Cada día. Cada día, una frase, un mensaje, una ironía, una certeza o una alegría.
Tiendo a pasar por la calle Consejo de ciento con Roger de Lluria dos veces al día, con más o menos prisa, pero me encanta que en este hotel que hace esquina, se tomen el trabajo de escribir una frase, con mensaje, un dicho, una ironía, para que todo aquel que se detenga en su puerta simplemente a leerla o a sentarse a tomar un café en su terraza, pueda pararse a reflexionar cuánto de cierto tiene esa frase y cuánto de sus palabras se acercan a tu situación actual.
¿Te puede ayudar un componente externo a tomar una decisión trascendental en tu vida?
¿Te puede servir las palabras de otros, las frases de otros, la vida de otros para compararla con tu vida y aplicarlas como si fuera un puzzle?, intentar aclopar cada pieza que ellos te muestran, aun sin encajar.
Es difícil no sentirse apoyado e incluso relajarse y dejarse llevar por los pensamientos, consejos y hasta sentimientos de otros. 

La frase de este hotel te puede ayudar a sonreir, o te puede dar que pensar. Pero solo tú puedes ayudarte a ti mismo a seguir sonriendo y a cambiar lo que, de algún modo, esa frase te ha podido hacer entender. Todos debemos avanzar para un bien. Nadie debería hacernos ir para atrás. 
Ojo con las palabras que proporcionas, un consejo mal dado, puede pasar a convertirse en un error irreparable.
Publicar un comentario