jueves, 8 de enero de 2015

Libertad de Expresión

Los hechos una vez más nos llevan a ser meros observadores de nuestra propia historia y a callar y no escribir, no opinar ni dibujar. Existe mucho de expresión. No hay ningún tipo de libertad. Vivir con miedo a que decir, tener respeto y aun así no poder escribir lo que se desea escribir.
Por todos es sabidos que las religiones llevadas a contextos extremos, como todo, en exceso, es peligroso.
Por todos es sabido que en este mundo habrán actores, panaderos, escultores, ingenieros, y escritores,.....benditos escritores que con sus conocimientos y sus ojos más o menos críticos nos ayudan a entender mejor muchas cosas, o a no entenderlas, pero nos las muestran como mejor saben, con sus textos, sus viñetas, sus contextos.
Y llegaron ellos. Los que se creen dios, o más bien van a donde su dios manda. Reclutan mentes. Imponen sus creencias. Mueren por todo o por nada. Masacran vidas y aun así hay que agachar la mirada porque les tenemos miedo. Y es una pena porque avanzan, aunque su mentalidad no avanza, ellos consiguen llegar, planear, entrar, matar a todo aquel que ellos consideran amenaza. Y es una pena, porque una vez más han querido hacer historia de su historia y han conseguido callar bocas, matando a bocajarro. Y no se debería permitir, pero no se puede parar. Vamos a empezar a pensar como se puede parar.
El fanatismo nos invade. ¿Que pretenden? Callarnos. ¿Nos van matar a todos? 
El odio suscita odio.
Hoy todos somos Charlie Hebdo.
Publicar un comentario