viernes, 23 de enero de 2015

Mi hemana

Me alimento de recuerdos.
Tus pasitos detrás de mis pasos, siguiendome por el pasillo.
La libertad de saber que tienes siempre unos ojos que te guían que te quieren, que te cuidan. Y sin pretender excedernos, nos excedimos en los mimos. Y eso no te ayudo, pero te hizo segura.

Mi hermana a la que quiero con locura, que no estoy con ella y no la veo ni la mitad de lo que quisiera.
Mi hermana que aun sin estar tanto juntas, al minuto, la complicidad nos vuelve a unir y las risas, aun con silencios, traen recuerdos y aventuras del pasado, que llegan al momento y nos sorprendemos con unas carcajadas que nos dan la vida.
Sigue ahí siempre, sonriendole a todo lo que te vaya aconteciendo, que yo seguiré aquí siempre esperando cualquier encuentro entre amigas o sin ellas, para reirnos un rato, contarnos nuestros cuentos y porque no, también nuestras desdichas, para volver a sacarle el punto positivo, las dos juntas, siempre unidas. Te quiero mi niña!

Publicar un comentario