jueves, 26 de febrero de 2015

Mal de amores

Hay amores que matan. Sentimientos que duelen. Situaciones únicas. Recuerdos imborrables. Todas estas y otras muchas bien pueden ser letras de canciones de toda la vida y las cantamos y tarareamos sin más.
Pero es increíble como cierta canción. Cierta frase. O cierto mensaje, te pueden llevar al más remoto recuerdo que ni te percatabas que ahí estaba.
Enloquece pensar que una persona pueda estar escuchando continuamente una misma canción. Pero todos lo hemos hecho. Todos hemos llorado con esas letras que parecían escritas expresamente para nosotros.
Y llegará el día, vivirás lo mismo. Sentirás lo mismo. Y estaré ahí. Para secar tus lágrimas y entenderlo todo, aunque creas que no entiendo nada. No me darás ningún derecho y yo tragare saliva, contaré hasta diez, por no matar a la persona que hiera ese corazoncito, ese que ya ha crecido y ya no es tuyo, aunque para ti siempre será tuyo, aunque realmente jamás lo haya sido.
Cuánto he sentido que jamás sabrás.  Que ni imaginarás. Hay una estrella en el cielo de cada uno de nuestros cielos, que todo lo ha visto. Y también sentirá tus latidos. Sólo espero estar a la altura de todo para animar cuando toque animar, ayudar cuando las fuerzas flaqueen, llorar y volverte a levantar cuando no puedas más.

Esa estrofa que tararearas sin descanso llegará.

Publicar un comentario