martes, 3 de febrero de 2015

Antes de criticar, te presto mis zapatos!

Son tan increíbles las noticias como sorprendentes las reacciones que queramos darles. Y es que es totalmente inverosímil que pretendamos ir de modernos, cuando la mentalidad de muchos sigue en el siglo XVIII.
Nos cuesta creer en un mundo distinto, porque ni siquiera nosotros mismos nos lo imaginamos, ni nos lo proponemos, pero cuanto menos nos dedicamos a criticarlo. Todo cuanto alguien haga distinto, es malinterpretado. Todo cuanto alguien innove o simplemente haga sin ningún prejuicio, salta y chamusca e irrita a las mentes más retrógradas y así lo intentan hacer entender a aquellas mentes que tal vez comienzar a querer pensar por si solas que un mundo destinto no estaría tan mal.
Aun a día de hoy hay que pensar que así es la vida. Que quieras o no vas a estar en boca de cualquiera que quiera sacar punta a cualquier acción tuya más o menos acertada. Aunque mirándolo bien, ¿sabes qué? lo de acertada o no, sobra, ya está bien!! ¿Quien determina lo que es acertado, aceptable o aconsejable hacer para no estar en boca de los demás?
Si quieres sobrevivir en la jauría de lobos en la que nos estamos metiendo con tanta red social donde continuamente estás siendo observado, sinceramente lo mejor es pasar de todo, pensar en todo lo feliz que te hacen tus actos, los que haces porque si, los que haces porque tr apetece, los que haces porque vivir, solo se vive una vez, y también saber que quien te quiere: te entiende y no te juzga.
Y todo esto que hoy escribo me lo ha dado, el pararme a pensar que pobre el periodista que queriendo, o sin querer, porque si o porque no, ha sido tan desafortunado de darle a favorito a una foto de twitter de un miembro masculino.
Tan conmovedora noticia en:
http://m.20minutos.es/noticia/2366192/0/alfonso-merlos/polemica-sexual/twitter/

Respeto es lo que cabe exigir.
Publicar un comentario