lunes, 2 de marzo de 2015

Una charla entre amigos

Probablemente el sexo sea uno de los temas más tabú a tratar entre amigas que se juntan a comer, merendar o a cenar y bailar. O tal vez, ya no tanto!!!!

En mi grupo, todas ellas fantásticas, somos de varias edades, lo que hace que sea aun más divertido, nos reimos mucho cuando hablamos de sexo. Hablamos de todo. Y me encanta. Y me gustaría pensar que ellas saben que yo estoy ahí para lo que pueda ayudar y ellas me ayudan a mi, aunque sea hablando una vez cada dos meses. 
Ni lo buscamos, ni lo evitamos, el tema. 

Entre amigos no se como será lo que hablen. Tal vez me lo pueda imaginar porque ellos todo lo magnifican. El pecho más grande, el trasero más redondo o la sonrisa más bella, (jajajja, esto último es totalmente irónico).
Pero lo que me hace pensar es ¿¿qué
creen ellos que hablamos realmente?? 
Me gustaría saber que piensan.  
Porque probablemente, su mujer, esa chica calladita, más bien reservada en todos los aspectos (hasta en la cama, hablando mal y pronto) tan sumamente dulce que tú, como marido, jamás te plantearías ni decirle que hoy empecemos los preliminares con una película porno, por ejemplo. Y en cambio esa dulce mujer, luego es la que está con todo su grupo de amigas detallando los pormenores de ese libro tan romántico-sensual-puramente sexual que se acaba de leer.
Lo mismo opino de ellos. Ese marido tan majo. Tan responsable. Tan callado, que con una simple relación sexual cadaaaaa ¿¿dos semanas?...¿Tressss semanas tal vez? Pues eso, que tú le ves cara de estar completo, satisfecho y crees que le haces inmensamente feliz. Ese mismo, con el grupito de amigos de turno, se descojona con las mil guarradas que cuenta alguno, y se muere de ganas de practicar al más puro estilo cowboy, el video que le manda otro y fantasea con posturas que todos fantasean.
Y a que me refiero con todo esto. Pues que me hace gracia cuando alguien me conoce y ve que puedo hablar de sexo sin ningún tapujo, porque lo veo algo natural. Pues que me hace gracia las parejas que practican una vez al mes y "porque toca" y que me hace gracia que ese marido se piense que es que su mujer es así, cuando en realidad no es así. 
Sinceramente un consejo. Antes que de sexualidad empecemos por la sensualidad, por el mimarnos, el hacernos sentir especiales, con el mejor trasero, el mejor pecho y porque no, la mejor boca. Eso por un lado. Y por el otro. Las cosas cambian, las ganas bajan, los cuerpos son otros, totalmente de acuerdo, pero sacarse partido a una misma con poco, no le cuesta a nadie y dar una sorpresita a tu pareja simplemente esperándole en casa con la última camiseta vieja del armario de los rolling stone, cuando los niños ya se han dormido, consigue levantar el ánimo a cualquiera....y ni falta hace ir de peluquería! 
Porque al final, que quede claro una cosa, que ni tu marido se conforma con uno rapidito una vez al mes, ni tu mujer es ese cactus que parece que pincha si te acercas y nunca le apetece. Ojito al dato!!
Publicar un comentario