domingo, 1 de marzo de 2015

Venirse arriba

Dudas. Sacas pecho. Coges aire. Es el momento. Y corres. Que no huyes, que es el momento. 
Tu momento, y eres conciente que es ahora o nunca y coges spring, aceleras y cada vez te sientes mejor. Sin saber a donde te llevará ese camino, da igual el final, siempre será algo distinto, mejor.
Me encanta la frase "venirse arriba", la utilizo poco, quisiera incluirla en mi vocabulario diario, pero no lo consigo. Y esa sería la primera piedra apartada, ese sería la primera nube blanca de la tormenta que ya empiezas a ver despejada. Cada día que te levantes, mírate al espejo y mentalmente te has de venir arriba. Porque eres grande. Capaz. Y puedes lograr cuanto te propongas.
Locura. Quien te va a hablar a ti de cordura. Quien no está loco y vaga sin sentido por el corazón de alguien. Si ese corazón te dijera, lento, al oído,  que te quiere a ti, no pasarías cansada la vida esperando.
Siempre hay que estar arriba.
Y suena bien, me gusta oirlo, pero eso no es suficiente, has de sentirlo, has de creerlo, has de visualizarlo.
La vida son retos. De cada uno depende superarlos, la cuestión es: quieres superarlo? Al final, querer es poder.

Publicar un comentario