martes, 12 de mayo de 2015

Tu sombra en el sofá


No es lo que parece. Es lo que es.
No es lo que expresas. Es lo que callas.
No es lo que eres. Es lo que desearías ser.
No es lo que duermes. Es lo que sueñas.
Y si eres valiente, dime que te da paz. Dime si serías capaz de volverte contra tu sombra y decirle basta. Saciarte a llorar y volver a empezar.
Tal vez el más triste de tus pensamientos parezca que no va a desaparecer nunca. Pero acaba muriendo. Y la melancolía queda escondida y pasas a jugar otro juego o a bailar otro baile.
Y no olvidarás, pero vivirás. Y tal vez nada será lo que parece. Y tal vez quien menos te piensas te da un gran abrazo y se muere contigo de risa y todo cambia de color, nada parecido al color del pasado, nuevas tentaciones, nuevas puertas en tu camino y tu te verás besando otros labios y jugando a morir de amor, limpiando tu alma y empezando de nuevo en otra dirección.

No es el camino que ves. Es el que decides tu escoger.
Publicar un comentario