miércoles, 17 de junio de 2015

Ayer, hoy y siempre

No puedo decirte más que, lo que siento mis ojos lo dicen.
No puedo más que callarme y esperar que el tiempo diga todo lo que mis labios no expresan y mis dudas serán resueltas, mis miedos ofrecidos al aire y expuestos a la espera de que se evaporen y solo en la tierra, la valentía de soltarte ese te quiero con pasión. Busco tu boca para escuchar lo mismo, miro tus labios y no veo manera de robarte eso, rozarte lento, saberte mío. 
Espero que tú lo intentes.
Y probablemente no lo intentes.
Es la versión prohibida del amor eterno.
Es la eterna melodía de saberte querido, aun sin ser amado.
Tu puedes.
Publicar un comentario