martes, 9 de junio de 2015

Capaz de querer

Por temor a enamorarte, no das más.
Por temor a enamorarte y a no reconocer sentir lo que ya sientes, te escudas en palabras bohemias y engañas a tu propia mentira jugando a no saber lo que sientes.
Y tu temor a enamorarte te ayuda a criticar actitudes de otros y ocultar tu propia sensibilidad. Mil excusas para evitar lo evidente.
Y cada día es así. Cada día un pedazo de nosotros mismos,  oculta mucho de lo que siente, no lo demuestra, y al final nadie sabe quien eres.
Porque ya nadie se para un instante y dar un abrazo simplemente por darlo.
Porque ya pocos se quedan así, mirándose a los ojos, diciendo muy poco, sintiéndolo todo.
Sugiero que te enamores. Sugiero que beses todo lo que desees besar antes de que te arrepientas de no haberlo besado.
Sugiero que te dejes querer. E incluso te dejes enamorar aunque sea para luego sufrir, todo lo que llega al alma, para mi significa vivir. Y lo que no llega, no significó nada.
Por temor a enamorarte no te dejas impresionar. Y dejas pasar de largo, algo grande, único e impagable.
Si está por ti, dejate querer, déjale mimarte y vuela.
No me convence el muro que pretendes venderme.
No me convencen las excusas frecuentes.
Por temor a enamorarse, cuántas personas se esconden y no expresan todo lo que sienten? Y tú, eres una de ellas.

Publicar un comentario