jueves, 13 de agosto de 2015

CUENCA MALTRATADA

No hay dolor más grande que el que te arrebaten una hija por venganza, por machismo, por violencia sin sentido, porque la quiero y era mía y si no es mía no será de nadie, porque el hombre se crea superior y así lo haga entender con los puños, con la fuerza, porque aunque parezca que se haya avanzado, es todo lo contrario, seguimos yendo para atrás, eternamente los machistas degradan a la mujer, eternamente estos sujetos, hacen sentir que la mujer si no es del hombre y de la casa no es de nadie y no vale para nada. Y la pena es que las generaciones que crecen también, las chicas de hoy también se dejan poseer y se sienten más queridas hasta que se les ha ido de las manos de tal manera que ven que eso no es normal, que se sienten dominadas, insultadas, maltratadas y que realmente no las quieren, realmente para ellos, ellas no valen nada.

Jamás he entendido estas situaciones, pero lamentablemente se siguen viendo. Seguimos escuchando la triste noticia de prácticamente una muerte diaria por terrorismo machista. Y esto no acaba, es un suma y sigue. Si algo no cambia, si las leyes no se modifican, esto seguirá en aumento, porque ellos no se sienten amenazados y ellas siguen indefensas, solas o acompañadas por sus familias, pero que al final, aunque siempre ayuda, como vemos, no se puede evitar la matanza.

Con la triste noticia del día, de la aparición de los cuerpos de las dos chicas de Cuenca desaparecidas esta semana, sumamos de nuevo y nos lamentamos y no lo entendemos y cuanto menos, por dentro, todos lloramos, porque sigo en lo mío, de que en este pais, en este tema, no se avanza. Es una vergüenza, que tengas que escuchar que la mujer antiguamente se sentía ultrajada, encerrada en su casa y nada valorada, porque el trabajo de la mujer, no era trabajar, era estar en casa, servir al marido y "abrirse de patas". Suena duro, pero así lo veo yo y así lo escribo. Y me parece una vergüenza porque antiguamente una mujer no podía ir a poner una denuncia por malos tratos, porque no se sentía protegida, porque en ocasiones se encontraba con la respuesta de que algo habría hecho, porque si el marido la maltrataba sería por algo. 
Y entonces qué?? pues que han pasado muchos años, que las mujeres ya no somos aquellas mujeres, que no nos dejamos, que ya nadie nos levanta una mano, ni una voz, ni una mala palabra, pero como se puede ver, sigue internamente en la mentalidad de muchos, oculto en su personalidad, la agresividad machista y la venganza, y hay mujeres que ya se ven tan sumidas en este tipo de relación que los justifican y se creen capaces de cambiarles, porque les aman y piensan que en realidad las culpables son ellas, porque han provocado la situación desencadenada.
Es una pena, pero al final la mujer se rebaja y caen en el maltrato sin apenas darse cuenta. Cuando ha avanzado todo hacia lo peor, hacia la dominación absoluta. Hacia la nada.
Y cuando ella quiere huir de esta relación, cuando rompen con ellos, las matan.

Siento si he ofendido con mis palabras o tal vez mi tono un tanto vulgar, pero este tema me desespera. Siento si hay quien opine que no me acerco a la realidad, aunque tampoco creo que me aleje mucho. No lo he vivido, odio pensar en como se puede sentir una mujer maltratada. Odio todo lo relacionado con la violencia machista y voto porque reformen las leyes y cambien muchas cosas, penalicen en mayor grado a estos asesinos y se pudran en la carcel sin posibilidades de salir. 
Porque precisamente este "presunto" asesino de las chicas de Cuenca, ya tenía antecedentes por agredir y secuestrar en su domicilio a su anterior pareja. Y esto no puede seguir así. 
POR FAVOR UNA REFORMA YA. BASTA DE VIOLENCIA DE GENERO. 


DEP MARINA y LAURA.



Publicar un comentario