jueves, 13 de agosto de 2015

Vivir el momento

Una mirada indecente, una sonrisa provocada, un beso robado, un baile encontrado. 

Y acabar en la cama. Comiéndote a besos, casi sin esperarlo. O sabiéndolo hace tiempo, solo deseando el momento, y teniendo todo tan planeado que sonries por dentro.
Una caricia pícara o esa conversación rebuscada. Una canción oportuna, un contoneo continuo. Casi sin respeto. 

Y acabar en la cama. Saciando el deseo. Siendo primitivos, dime tu si con vergüenza o con miedo.

Todo empieza y acaba en la cama.

Provocas miradas, encuentros, momentos, insinuas con actos, con movimientos y sabes el final, pero vale la pena el comienzo.
No lo digo yo, lo dicen las canciones, el ambiente, lo que veo.
Tal vez ya no existe el amor, en este mundo de "ahora o nunca vivamos el momento".
Imagínate de nuevo en el ambiente del flirteo. Ahora el mundo se rie de ti. Y tu te sientes más fuera que dentro.
Tal vez existe el amor, pero hay tanto descaro, tanto hacer ver que mejor no aparentar sentimientos, que la generación que sube solo piensa en eso, en ser los más guapos, los más sexys, los que mejor se lo montan y cada vez sintiendo menos.
 

((Creo en el amor, creo en que todo aquel que dice que vive el momento, realmente al final, de todo se cansa, y deseará la estabilidad, el sentirse amado por uno mismo y por un compañero imperfecto, que les una mucho más que el sexo y todo esto, así siempre se piensa después de haber vivido tanto buscarse, encontrarse, unirse y simplemente consumar sin apensas sentimientos.))
Publicar un comentario