lunes, 7 de septiembre de 2015

Jardin del Capricho

He escogido el mejor parque del lugar para decir lo que siento.
He buscado el banco más cálido para sentir el sol embriagándome, justo como adoro que me embriague, justo como busco que me amen.
He paseado lento, sentido mucho, reflexionado tanto que ahora ya sé como expresarlo, como contarte que no hay amor más bello que el que yo tengo. Que no lo escondo, que lo muestro, que lo ofrezco y lo expongo y aun así siento que tal vez no se entienda, no sea fácil exponerlo. Aun así no comprendes que es como un animal indefenso, que busca cobijo, alimento, cariño y hasta consuelo. Y una vez alimentado, amado y cuidado, florece, lindo, en todo su esplendor, decidido a ser visto, orgulloso de mostrarse completo.
Y no es un capricho, no es llamar la atención, es un sentimiento vigilado de lejos, estudiado, sopesado y hasta dejado a un lado un tiempo para esperar que muriera, y no ha muerto.
Te Quiero, lento, rápido, aquí, allí, donde tu quieras vernos, vivirlo, no ocultarlo.
Te Quiero sin más. Y ha sido hoy en este parque escogido, en este banco buscado donde he decidido mostrarlo, así soy yo, así amo y aceptarlo era el primer paso. Aceptación del resto, el reto.
FOTO  de Google del PARQUE DEL CAPRICHO (MADRID)

Publicar un comentario