sábado, 17 de octubre de 2015

Un juego sucio

¡Después de hablar del juego de la vida, de como jugarlo y realmente hacerlo de verdad, porque es una pena morir y en el último aliento sentir lo mal que hemos jugado!¿
Una vez que dejamos claro que ya que estamos en este mundo, entremos pisando fuerte y sin hacer daño, pero a lo grande y con expectativas de sentirnos orgullosos de estar consiguiendo lo que nos proponemos.
Los años que el destino nos tiene deparados, tenemos que conseguir que no queden en el camino, que no seamos los olvidados.
Así pues una cosa lleva a la otra, y sin apenas darnos cuenta entramos en el juego sucio. 
Me encanta la frase aquella de: "las buenas van al cielo y las malas a todas partes".
Desde entonces me propuse que además de jugar el juego a mi manera, lo jugaría todo lo sucio que a mi me apetezca jugar. ¿Y esto que significa? No nos pongamos trágicos. No penséis mal, o pensar lo que os venga en gana, pero no va por ninguno de los lados que os imagináis.
Digo, que, no lo pensemos todo tanto, que vivamos el momento siempre, que digamos lo que sintamos sin miedo y que gritemos algo, que me oigan alto y claro y lo que quiero y me propongo, lo defiendo y lo peleo.
Juego sucio también es hablar de sexos. Hablar de todo lo que muchos desean y pocos prueban. Lo que otros se repiensan tanto y no lo expresan. Lo que tantos practican y aun se esconden. 

Juguemos limpio con quien nos ama, quien nos cuida día a día y no calla,  porque quien duerme a tu lado no lo hace por nada, quien duerme a tu lado te desea y hará cuanto le pidas que haga. 

Las fantasías, sueños son y quien desee cumplirlos, bien vividos serán, o tal vez una vez experimentado, no lo son tanto, pero al final, nadie debería morir sin intentar todo cuanto desea realizar.
Busca tu juego sucio, o llámalo como quieras, pero, por favor, se siempre mala/o siendo buena/o.
Eso es lo que te llevarás.
Publicar un comentario