miércoles, 2 de diciembre de 2015

Fue

Y de pronto giró todo.
No fue buscado, ni premeditado pero falló el sistema, la manera, el momento.
Fue la situación y la ocasión de romper el hielo y lanzarse.
Y de pronto no fue una fuerza distinta, fue un pensamiento efímero, algo incontrolable y hasta probablemente indemostrable si anteriormente ya se sintió, pero sucedió y no hay marcha atrás y no me importa.
 Yo no rompo con nada.
Sólo mato algo que tal vez antes ya estaba muerto y me resistía, y tal vez únicamente lo revivía constantemente, cuando realmente no latia.
Publicar un comentario