jueves, 17 de diciembre de 2015

Quiero escribir, quiero vivir escribiendo

Tengo ganas de escribir. De escribir y no parar. Estrujar las letras, reconstruir las líneas, volverme loca sabiendo que lo amo cada vez más.
Siento ganas de seguir, sin ofender, sin olvidar que mis palabras pueden herir, y que no lo pretendo, ni es mi lema, pero puede ser, y no lo quiero.
Tengo ganas de apostar, de creer en mi. De hecho creo, y sigo, no desfallezco, pero cuesta no caer, no pensar en lo negro, en el pozo de la desesperación, de no llegar a ningún sitio, de pensar que tus palabras no valen, no llenan y que tal vez todo quede en ese punto muerto, que no deseas.
Siempre me acompaña mi filosofía, baila, ríe, sigue y llena, simplemente retransmitiendo lo que deseas, cuánto amas o cuánto deseas saberte amada.
Escribe, grita entre líneas lo que sientas, porque sólo aquel que tiene esa capacidad de expresarse, de contar al mundo lo que otros no sabrían,  ese debe seguir.
Persisto, y háblame, porque todo cuanto me cuentes podrá ser plasmado en mis líneas y tal vez algún día te veas reflejado en una historia real o ficticia, de ti dependerá como recibirla, como quieras sentirla.
Soy tan feliz escribiendo que la fuerza, la rebeldía, las ganas de comerme el mundo, dan la energía suficiente para si en cualquier caso caigo, volver a subir. Siempre arriba.
Solo quiero escribir, ese es mi secreto. ♥
Publicar un comentario