viernes, 8 de enero de 2016

Momento de recogimiento

La vida no es una carrera. Ni todo ha de ser supuesto, vencido, ni decidido, si no es por enriquecimiento.
Sentirse presionado. Desear que salga algo y no lograrlo. Participar, llegar a todo y acabar muriendo en el intento.
La vida no es una carrera y la historia no es hacer el viaje corriendo.
Me llega con saborearla, con sentirla en la piel y que me erice el cabello.
Prefiero pensar que me aburro, a sentir que me ahogo.
Porque del aburrimiento saldré pronto, llegará un silencio, una idea, esa imagen, que me recogerá del atontamiento.
Pero del ahogamiento no se si sabré salir. Y no me apetece que mueran
los sentimientos.
La vida no es una carrera, pero al final todos estamos corriendo. Y esto no es normal. No es sano. No es lo nuestro.
La vida no ha de ser una carrera, ni un verso ha de ser una canción.
Deja de correr y buscar textos, no fuerces palabras, te quieros, porque realmente no es el momento.
Tal vez no lo ves, pero a veces, para la literatura se necesita un recogimiento.
 
Publicar un comentario