viernes, 27 de mayo de 2016

Consuelo


Lo que está de suceder, sucederá.
Si me tienes que besar, me besarás.
Y si me tienes que abrazar, no lucharé por buscar el momento a que me quieras abrazar. 
Ven abrazame sin más. 
Todo lo que se aplaza, se enfría, se olvida, se seca, o se marchita.
Si me quieres tolerar con los lamentos, mis tonterías y tormentos, con mis sonrisas a destiempo y mis pesadillas a medios sueños. 
Me querrás.
Para perder el tiempo, ya está, el programa de turno de entretenimiento.
Para vivir el momento, aquí estoy, no mires hacia otro lado, simulando desconcierto. 
Ya no esperes que venga corriendo a tus brazos buscando consuelo.
Pasó ese instante, cuando te miré fijamente y grité en silencio, llévame lejos.
Haces difícil, aquello que te pinté sencillo.
Voló tu tiempo.
Ya no me amarás. No deseo sentirme arrastrada, como me he sentido.
Publicar un comentario