lunes, 27 de junio de 2016

Enamoramiento


Empiezo por soñar contigo y acabo por deambular soñando.
Deseo acabar cogidos. 
Entiendo que acabaremos pegados.
Castigo cualquier otro pensamiento que atraviesa y rompe estos ratos de letargo.
Entorpecen mi atontamiento. 
Lamento no haberte dicho ayer, cuánto te deseo.
Odio las pérdidas de tiempo.
Es tan bello, esa sensación de saber que no eres nadie, que vives y mueres por ese sentimiento.
Que no cabe nada más.
Que no quiero nada menos.
Despertar y sentir que un día nuevo, es una oportunidad para provocar infinidad de momentos, que puede ser el día que lo cambie todo o el día de empezar de nuevo. 
Me sorprenden los tipos duros, que se rien de los enamoramientos. 
Luego caen rendidos a los pies, de una mirada, de un beso. 
Ese roce discreto, que te eriza y no quieres reconocerlo.
Al final todos caemos.
Y entonces se desprende la banda de los ojos, aprendes a querer. 
Antes sólo era desear. 
Anhelas el recogimiento de esos brazos, de estar hundidos en el sofá, aspirando su aroma, sintiendo su cuerpo.
Aunque vivas mil vidas.
Te deseo siempre un bello enamoramiento. 
By Miriam Giménez Porcel. Para https://elpoderdelasletras.wordpress.com/
Publicar un comentario