viernes, 1 de julio de 2016

Te perdí

Cascadas de lágrimas derramadas al compas de una bella melodía, escogida para un triste funeral.
Muere joven y deja un lindo cadáver, le dijeron.
Lo cumplió. 

Aún lamenta no besarlo.

Se evidencia un amargo silencio en el salón.
Es su aroma el que percibes, cuando te cuelas entre las sábanas de su habitación.
Es su risa la que escuchas en cada estancia. Y las palabras desparramadas en la cocina, no queriendo discutirlas y aun así las discutía, y tu ni le mirabas.

El te amo no escuchado. Dicho bajo, en el momento del portazo.
Y ese abrazo, sin rozarlo.

Aún lamenta no besarlo.

Muere joven. Sin buscarlo
Hizo caso, se estrelló.

Cada noche de verano, aun espera verle entrando, ir directo a sus labios y de nuevo escucharlo ilusionado.
Cada día muere algo, puedes perderlo todo sin forzarlo.

Tu decides. Seguir esperando. O empezar a disfrutar un presente, que superará a ese pasado.
Permanece el recuerdo. Visualiza el futuro. No desees verte muerto.

Publicar un comentario