lunes, 22 de agosto de 2016

La mano levantada

Tomaste mi brazo, parecía que abrazabas, sentí suave la navaja por mi pierna, la rozabas.
Sonreías con malicia. Empecé a creer que sin pretender lastimarme, ya dañabas.
El deseo, las llamadas, un control sin medida, sometida me sentía, dominada y ultrajada.
Enterré la magia del amor, se evaporaba por debajo de la manga, como un mal truco, en el que todos lo aprecian. Y yo no me enteraba.
El primer golpe fue sin sentido y aunque lo evité, creí merecerlo y lo callaba.
El segundo insulto me venció y oculte mis lágrimas para hacerme la fuerte y plantarte cara.
Al tercer lamento, ya con gritos sin sentidos, con la mano levantada, la huida se me antojaba sensata, y barajé la opción de gritarte, odiarte como tú me odiabas pero, aun sin entenderlo, yo te amaba.
Conseguías convencerme que la vida te maltrata, por que tu maltratas.
Me llenaste la cabeza de tus miedos, tus complejos y me hiciste cómplice de tus celos.
Siempre las mentiras, desconfianza, dominabas pensamiento, sentimiento y matabas la esperanza. 
Continuamente me decías que era yo la que provocaba enfrentamientos, no entendía los motivos, y ante el mundo te tapaba. Ocultando moratones, bajo capas de lágrimas y maquillaje de farmacia.
Dime cuándo muere este tormento, dime cómo acabar con estos golpes de la nada. Porque desde fuera es muy fácil aconsejar, y decir que huya y no permita ni una sola vez la mano levantada, pero cada casa es un mundo, muchas mujeres saben y callan, tantos canallas que maltratan y se sienten hombres. 
Y no llegan ni a esa palabra.
Son cobardes, que se siente superiores y en su pensamiento más interno saben que sin esa mujer, ellos no son nada.  
Ninguna persona ha de consentir jamás recibir daño físico, ni moral, ni un insulto, ni ofensas, ni agresiones, ni violencia emocional. Es lamentable, pero al primer intento de maltrato, a la primera sensación de ofensa hay que poner medios y no permitir.
Llamar y buscar ayuda (Telf/016). http://infomaltrato.com/index.php?pagina=telefono
 


Publicar un comentario