martes, 30 de agosto de 2016

Lazos


Podríamos disimular y hacer como que ni nos miramos. 
Y aun así provocaríamos el momento de entrecruzar nuestras miradas.
Sonreir de soslayo. 
Palpitar con más prisa. 
Llegar al llanto en caso de que tu partida se acercara, antes de lo esperado.

Desearía hacer entender, a los del pasado. 
Que tú, no estabas predispuesto. 
Que yo, ni lo había soñado. 
Volvió.

Sería cuestión de no discutir, lo indiscutible.
Explicarnos.
Existe un lazo. 
Ese que une las manos.
Que cose los corazones, que una vez se amaron.
Y estén donde estén, se saben unidos.
Jamás están separados.

Pocos son los conocedores, de tal poder, muchos los agraciados.
Mira en tu mano, rebusca en los recuerdos, y dime,
¿a quién te une ese lazo?

By Miriam Giménez Porcel. Para https://elpoderdelasletras.wordpress.com/

Publicar un comentario