jueves, 10 de noviembre de 2016

A veces 100 metros es mucho


Parece mentira como la vida te va tejiendo una telaraña de mensajes subliminales. De sin sentidos o con muchos sentidos, que a veces no captas. Y de buenas y malas sensaciones de las cuales aprendes muchísimo, aunque no te des ni cuenta.
Y sin pretender ser una crítica de cine ni mucho menos, porque, entre otras cosas se me da bastante mal, hoy hablaré de la película recien estrenada "100 METROS".
La recomiendo a todos, grandes y pequeños, padres y madres, abuelos y no tan abuelos.
Porque vivimos condenados a pensar que estamos y somos lo que somos. Y no nos planteamos que podemos y seguramente seríamos más de lo que somos, si hiciéramos realidad muchos retos que ni nos atrevemos.
PUEDES HACER TODO CUANTO TE PLANTEES HACER.
El problema reside en que no confiamos.
Creer.
La vida te da limones, cuando tu querías naranjas. Y tu te hastias. Y simplemente te sientas y lo lamentas.
¿Crees realmente que es porque tienes mala suerte?
En ocasiones, las situaciones las provocamos, es cierto!
En otras ocasiones, lo que sucede es porque sucede y así debemos recibirlo y superarlo.
¿Crees realmente que eres quien eres, tienes lo que tienes o no tienes por buena o mala suerte? 


Hay personas que cuando escuchan de la boca de otros un "No puedo", o un "no lo conseguiré", o "ni lo intento, porque eso no es para mi", en sus pensamientos, solo cabe pensar que son unos necios. 
Cuando a tu cuerpo llega la peor noticia que te puedan dar, ese momento en que te diagnostican una enfermedad mortal.
Cuando te explican que te enfrentas a un duro tratamiento, cuando te comentan que medicación tendrá unos efectos secundarios que dependen de cada persona. Entonces si que sientes que todo cae bajo tus pies. Y que se desmorona un mundo entero, tu mundo, y el de los que te rodean.
En ese momento, únicamente hay dos caminos, dejarse vencer, hundirse en una apatía eterna que puede llegar a hacer que la enfermedad avance a pasos agigantados y te consuma o luchar.
Creerse uno mismo que es capaz. Vivir. Y empezar a apreciar todo aquello que hasta ahora ni sentíamos. 
Cómo huelen las flores. Cómo se mecen los árboles al compás de esa tarde de aire. Que te alborota el cabello, pero que si se piensa bien, realmente acaricia tu cara.
Cómo anoche y el día  acaba en una preciosa noche, estrellada, luminosa, soñada.
Aprecias cada segundo que pasan contigo, cuando tu antes ni te sentabas. Discutes un buen libro o conversas con los niños, recaudando su cariño.
Que lástima que no nos demos cuenta de estas grandes pequeñeces, más que cuándo sentimos que podemos perderlas.
De eso va esta preciosa historia.
De ser felices siempre, para cuando toque llorar.
Ser valientes, cuando toque vencer al miedo que produce la muerte.
Será más fácil remontar, siempre que uno tiene serena su mente.
Todo esto es muy sencillo de entender, de observar en una película y convencerse, pero lo difícil es no rendirse. No caer.
"LAS GANAS DE LUCHAR SON MAS FUERTES. PUEDEN MAS" 
"100 Metros" - Preciosa la canción de Amaia Montero ft. Lucas Vidal


Publicar un comentario