domingo, 23 de abril de 2017

Mis escritos

No preguntes porqué escribo, si ni yo misma lo sé.
No sabría por dónde empezar a explicar lo inexplicable. Lo que gusta por que si. Lo que amas sin dudar. Lo que duele al respirar.
Lo que necesito.
Ni lo que cuento, ni lo que digo es real o es ficticio. Ni comprensible, ni incomprendido.
Son historias encontradas. Incluso momentos no vividos.
No me digas cómo hago para no callarme lo que siento, porque es imposible no escuchar o no acabar con el oído en otros labios y sonsacar delirios. Para luego plasmarlos en ese libro eterno que jamás será perdido.

Se pierden las palabras soltadas al viento. Se esfuman los piropos y suspiros. Las promesas, los cumplidos. Se pierde todo aquello que no quedó escrito.

No me digas que no entiendes mis escritos, que no son lógicos, ni siquiera con sentido. No pretendo que lo entiendas, no es tu historia, nunca cuento a quién escribo. Son escuchas, pensamientos, reflexiones y antesalas de un futuro percibido.
No pretendo que me entiendas, cuando ni yo misma me explico.
Todo inicia en un libro.

Publicar un comentario