lunes, 30 de octubre de 2017

La ley del abrazo


Abrazos con ganas, con fuerza, voluntarios y a demanda.
Hoy los días se llenan de prisas, de gritos, de silencios, 
de tiempos perdidos mirando pantallas. 
También de sueños dormidos. De amores sin ganas. 
De sexo rápido. Con besos voraces, que sacian el momento.
Pero no remueven entrañas.
Hoy los días se llenan de todo, lo que no te hace falta.
Abrazos que quieres y nunca reclamas.
El frio te invade. 
Te queman las llamas, que sientes por dentro. 
Te puede el orgullo.
Tu boca calla.
Abrazos con magia, con chispas, con ganas. 
De los que reconoces que te cargan. 
Necesarios, voluntarios y a demanda.
No reconozcas lo que este verso te clama.
Si no quieres.
No admitas verlo, aunque lo diga tu mirada.
Pero se lo qué quieres.
Se lo qué sientes.
Se lo qué necesitas.
Y nadie puede vivir eternamente,
sin alguien que le abrace fuertemente.
Con ganas. 
Con fuerza. 
Justo cuando lo necesitas.
Para recargarte el alma.
By Miriam Giménez Porcel. Para
 

Publicar un comentario